Soy un hada

Un día me vi en el espejo con mis alas puestas y corroboré mis sospechas: soy un hada. Yo pensaba que era bruja, pero no. No lo soy. Soy hada. Aunque mi amiga S me dijera que era obvio, yo no me había dado cuenta antes. Ni porque mis más cercanos me dijeran “campanita” ¡Hasta... Leer más →

4.20 de la Madrugada

Me despierta la lluvia violenta estrellándose en el suelo. Afuera cae una cortina de agua y la gata negra ve mi luz encendida y se acerca a mi puerta con un maullido de muerte, mojada y asustada como si fuera la primera lluvia en su gatúbela vida. Yo le toco la cabeza intentando calmarla, le... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑