Volver a la raíz.

Se me mezclaron las calles y los autobuses, la siesta se burló de mis horarios, y ya no me sentí tan sanjuanina. Algo había perdido.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: