Hoy lo llamo.

Hoy lo llamo, pensé mientras miraba por la ventanilla del colectivo, y sentí el -bien conocido y bienvenido- cosquilleo hormonal en mi entre pierna, y el recuerdo de su piel se encendió en la yema de mis dedos. Volví a recordar con todos mis sentidos sus besos cariñosos en el cuello y la cosquilla especifica... Leer más →

APRENDER A PERDER.

Pensé en la muerte, pero no quise nombrarla. Era todo muy reciente. Quería disfrazarla de números y entenderla como algo que estuviera fuera de mi alcance. No quería ser parte de ese problema. Pensaba que había tenido mi cuota y que era suficiente.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: