DIAS DE TORMENTA.

Todo el contexto me empujó a encerrarme, entre retiro consentido y castigo autoimpuesto, convirtiéndome en diablo, víctima de mis embrujos, forzándome a no escapar del espejo.

Diciembre Mood.

Parece que esa exigencia va muy bien combinada en esas ciudades que nunca duermen, que a toda hora hay alguien vagando en sus calles o en sus mentes.

Las partes de Praga

Encontrarme a Dalí, tan extraño y desubicado en la ciudad Checa, cuando yo andaba tan extraña y desubicada conmigo misma, fue la conexión que necesitaba.

Resaca de Berlín

La música se iba mezclando, la confusión subiendo y yo me iba mareando lentamente con el perfume a flores, alcohol y sexo que bailaban seductores en el aire de las noches entregadas.

Volver a la raíz.

Se me mezclaron las calles y los autobuses, la siesta se burló de mis horarios, y ya no me sentí tan sanjuanina. Algo había perdido.

Madrid.

Quizás sea el verano que nos saca a todos afuera, no sé. Yo siento que todos estamos buscando algo.

Pájaro Metálico.

Todavía siento que no he parado en ningún lugar, como si estuviera de paso, como si aún no encontrara mi territorio, mi espacio seguro.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: