Confesiones.

Si me preguntan de qué trata les puedo decir que de liberación, si quieren una respuesta más profunda, se trata de huir

Las partes de Praga

Encontrarme a Dalí, tan extraño y desubicado en la ciudad Checa, cuando yo andaba tan extraña y desubicada conmigo misma, fue la conexión que necesitaba.

4.20 de la Madrugada.

Ahora entiendo porque algún día iba a necesitarte, porque me ibas a hacer falta y porque, en los aturdidos momentos en los que solo quiero correr y escapar, apareces nítidamente en mis pensamientos.

Resaca de Berlín

La música se iba mezclando, la confusión subiendo y yo me iba mareando lentamente con el perfume a flores, alcohol y sexo que bailaban seductores en el aire de las noches entregadas.

Volver a la raíz.

Se me mezclaron las calles y los autobuses, la siesta se burló de mis horarios, y ya no me sentí tan sanjuanina. Algo había perdido.

Yo Soy Esa.

Pero no me perdí en una estación de tren. Mi yo no quedó olvidado entre maletas en ningún lugar oscuro. No se mezcló mi perfume entre frutas y verduras en algún ruidoso mercado.

Mátame.

Quisiera borrarte de un sacudón de cabeza, decirte adiós para siempre con un banal saludo con la mano. Dar vuelta la página y olvidarme en ese instante de tu existencia, quisiera ser mucho más fuerte de lo que intento ser y menos débil de lo que mis ojos confiesan.

Escapar

"Es como el vértigo a saltar, a enfrentar el mar revuelto, el amor que se termina, el decir adiós para siempre..."

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: