HECHIZOS Y BRUJAS.

La primera vez que lo encendí, fue la primera noche que dormí sola, en mi nueva cuevita, después de haber naufragado en un mar de un montón de cosas.

Hoy lo llamo.

Hoy lo llamo, pensé mientras miraba por la ventanilla del colectivo, y sentí el -bien conocido y bienvenido- cosquilleo hormonal en mi entre pierna, y el recuerdo de su piel se encendió en la yema de mis dedos. Volví a recordar con todos mis sentidos sus besos cariñosos en el cuello y la cosquilla especifica... Leer más →

Tan absurdo como necesario.

Miro mi teléfono sin siquiera tocarlo. No te voy a escribir, porque no quiero saber que sos real, no quiero saber que recién te levantás y no quiero saber que no tenés nada solucionado. Prefiero tu recuerdo inventado revoloteando como un estúpido fantasma que invoca algo que ya me olvidé de mi pasado.

APRENDER O PERDER.

No es la primera vez que debemos hacerle frente a los problemas, que los planes se ven arruinados, que las cosas no salen como queríamos, que de repente nos sentimos ahogados, presionados, encerrados.

Período en cuarentena

Se suponía que tenía fecha para cinco días más tarde, así que, en efecto: no me lo esperaba, y de alguna manera llevaba mucho tiempo esperando, sí contamos como mucho tiempo veintitantos días. Lo cual puede ser, por lo visto, cuando nos vemos obligados a quedarnos en casa.

DIAS DE TORMENTA.

Todo el contexto me empujó a encerrarme, entre retiro consentido y castigo autoimpuesto, convirtiéndome en diablo, víctima de mis embrujos, forzándome a no escapar del espejo.

Viajes: como hacerlo sin el cuerpo.

Ahora, situémonos en San Juan, Argentina. Provincia grande, pero pueblo chico. Un verano caliente y seco, de esos que se ven en las películas mexicanas de Hollywood. Noche igual de ardiente, el bar de moda del momento, ubicado junto a una farmacia y un baldío, que siempre fue baldío, y una estación de servicio cruzando la avenida.

El drama a rayas.

Además: descalza y en corpiño. Así, nunca iba a saber si me iba a quedar bien realmente. Pero era negro, a rayas blancas, nada fuera de lo normal. Nada modía salir pal.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: