Texto Retrospectivo

Carta al “Otoño.

Te voy a escribir, porque sos un texto pasajero, y el tiempo lento de otoño desteñirá tu fotografía hasta velarla de mi memoria. Te voy a escribir, para retenerte entre mis párrafos, y traerte a mí de mil formas, para que tu esencia se mezcle en mi perfume y finalmente me pertenezcas. Te voy a escribir, para perpetuar el celeste de tus ojos abiertos al cielo, para inventarme una historia, para que el paseo en bici dure por siempre, y el pastito verde de la plaza perdure húmedo en nuestras espaldas.

Te voy a escribir un montón de palabras que no digan nada, en una oración mezclada con yerba y agua caliente, cebando mate en una ventana abierta al sol de la siesta.

San Juan.Arg. 2015

Porque tu fantasma se quedó rondando adentro, desde que abrí la puerta y entraste con el otoño caluroso en el canasto de tu bicicleta, y dejé que dibujaras sobre mí mis propios deseos. Me enamoró tus pies de suela negra y tu pelo revuelto, tus ojos de río profundo y el sol en tu cara cuando estabas tirado en el pasto contemplando los caminos que trazaban las ramas de los árboles en el cielo. Te sentí fluir en el aire contento, y te llené de grandeza y de justas decisiones. Te coroné como un ser de otro mundo que vino a tocarme la frente permitiéndome ver una poco más lejos que mi horizonte. Casi que no estoy segura de que exististe, tu paso atravesó dulcemente mi ser como la llegada del otoño en una tarde cualquiera, y la escribí mil veces con el desesperado anhelo de que nunca desapareciera.

Buenos Aires.Arg.2019

Aunque me quede con tan solo tu mirada imaginada, te recordaré en el naranja del otoño incipiente, con la resignación de saber que un río de otras tantas cosas nos separará mañana.

Te voy a escribir porque sos pasajero, y el tiempo lento del atardecer atenuará tu sonrisa, pero el trazo sobre este papel, revivirá día a día ese momento en que, de repente, sentí que andábamos juntos desde hace rato, desde mucho antes de abrirte la puerta por primera vez, desnuda de alma y descalza de pies, ahogándome en el celeste de tu cara.

Ivana Taft

Escrito en 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: