We´re… I´m fucked

La quietud en el ambiente me pone nerviosa. Sentir que el agua está en calma, inconscientemente, despierta en mí una luz de alerta. Aunque intente racionalizar mis pensamientos, sacando una y otra vez cuentas, algo en mi interior empieza a oler desesperación. Como un tiburón que huele a lo lejos el olor dulce de la sangre, o como las gaviotas cuando perciben el frío en sus plumas y empiezan a prepararse para emigrar. Inicia la movilización en mí la procesión de hormigas que comienzan a trabajar para enfrentar el crudo invierno.

Siento en mí ese instinto salvaje que no nos diferencian de otra especie. Esos instintos que provienen desde muy adentro de nuestro ser, de nuestras entrañas, de nuestra pelvis. Que se apelotona en nuestra garganta y no hay trago que arda más que esa sed de algo que nos haga resucitar de un estado de estupor consciente. Ese instinto de apretar con ansias nuestra mandíbula para sostener en nuestro interior aquella mordida feroz que intentamos evitar.  Empiezo a sentir que la jaula imaginaria que me aprisiona empieza a achicarse, y que la cadena que rodea mi cuello empieza a apretar. Empiezo, de repente, a recordar que mi libertad no es tan mía como yo creo. Y que todo, en este juego, tiene un precio.

Por eso es que lo primero que se alza en mí es mi instinto animal. Lo que podría catalogar de irracional. Pero no creo que sea tan así. Empezar a sentir temor, ansiedad, claustrofobia, encierro,  es algo bastante racional. Querer mi independencia es algo racional. Sentir el rugido de felino enojado en mi garganta porque las cadenas que me sostienen aprietan, es bastante legítimo. Creer lejano mi valle verde y sentir indignación por no correr en paz no es algo que no tenga fundamento.

Hay días que estoy muy adentro mío. Que mis pensamientos son oscuros y un tanto difícil de divisar sus contornos. Me pesan los fantasmas que andan sueltos por mi cabeza que, aprovechando y sabiendo que los estoy viendo empiezan a asustarme cada vez más. Saben ellos que mi animal empieza a despertarse, un poco perdido y mareado, y que es fácil de estremecer, saben que estoy vulnerable, con el portal abierto a mi castillo de cristal, que me pueden lastimar. Estar tan adentro mío me da miedo, porque hay rincones que no quiero explorar, hay cajones llenos de papeles que jamás quiero ordenar, y cuentas que son imposibles de contar.  Estar adentro mío, conmigo, con esa Ivana salvaje, reaccionaria, furiosa es una batalla que nunca voy a ganar. Sé que ella tiene razón, que su mirada decepcionada causa estragos en mi agua calma. Es un rugido que no quiero escuchar, porque genera incendios imposibles de apagar. Yo no puedo contenerla, es más fuerte que yo y sin embargo, soy yo.

No puedo mirarme a los ojos, todo ese ruido en mi cabeza empieza a impacientarme, mi cuerpo y mi corazón lo sienten y se hace difícil separar el adentro y el afuera. Pero es interno, esa procesión es por dentro, es una estampida de animales feroces que corren hacia una guerra por su libertad, una batalla que implosiona en silencio, una caída en cámara lenta de una gran estructura, un reprobado, un rechazado, un despreciado argumento válido que ha roto juramentos.

Mi animal camina lento de un lado a otro, empieza a estirar los músculos, su mente empieza a despertar. Es un día gris y lluvioso y algo de agua ha caído fríamente en sus ojos y su cálida cucha está incómodamente húmeda. Siente seca la garganta y vacío el vientre, no importa que sea lo primero que se le presente pero está esperando para dar el zarpazo inicial. La peor prisión a la que me someto es dentro de mí. Soy mi propio verdugo, mi propio delito, mi condena, mi abogado, mi juez, mi asesino. Soy ese animal salvaje que aúlla con dolor y rabia y el cazador que ha errado el tiro al corazón pero sabe que mortalmente lo ha herido.

I.T

Un comentario sobre “We´re… I´m fucked

Agrega el tuyo

  1. Esa situacion de animal enjaulado. La telenofobia al celular. Es el descubierto del banco. es la vida misma de consumo. Para eso vivimos SI !!! Para explicar que el sueldo es poco, que quiero otra cuevita. Y padecir con vos : no quiero eso !! no somos eso. !! y el animal enjaulado reacciona !!! Y vive y Siente y ama !!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: