Escapar

De vez en cuando me gusta escapar. Huir. Es un instinto con el que ya no intento luchar. Es algo que está en mi mucho antes de que yo tuviera conciencia o la inteligencia para elegir.

Mucho antes ese instinto me llevó a profundas tristezas e inexplicables picos de estrés por no saber cómo manejarlo. Por no aceptarlo como propio de mí. Y como otro tipo de personalidad.

Me agoto. Algo consume mis energías. No es nadie, es algo dentro de mí que me empuja a desaparecer de algún ámbito de mi vida cuando ya no la siento mía. Cuando se me escapa de las manos como un puñado de arena y siento que estoy perdiendo el control del timón. Es como el vértigo a saltar, a enfrentar el mar revuelto, el amor que se termina, el decir adiós para siempre. Empiezo a sentirlo en el corazón, como un soplido, como un latido fuerte, como un bit sin compás. En cuanto se despierta mi cerebro, y descubre que mi corazón quiere escapar, empieza a sacudirse y a confundirme, mi estómago se convierte en un profundo y oscuro pozo donde todo cae infinitamente y sin sentido. Entonces escapo, huyo. Es tan fuerte y me abraza con un abrazo de muerte que luchar contra él es perder una batalla cantada. He intentado de todas maneras hacerle frente pero es inútil, no tengo forma de escapar de mi propia huida.

Entonces he aprendido a dejarme llevar por este nostálgico sentimiento de desamparo, de no pertenencia, de tristeza sostenida. Me dejó llevar rendida, como un alma en pena y acepto recorrer los caminos que voy encontrando para alcanzar mi salvación. A veces me desconecto de lo digital y me pierdo en la vida real, no quiero ni tengo fuerzas para ese mundo y vuelo lejos para volver con tranquilidad a mis amistades y familias analógicas. A veces me pierdo en el cuadrilátero de mi cama y como única protección me aferro a la almohada… a veces camino sin rumbo por una ciudad que desconozco y que la pienso distinta… a veces me pierdo en la palabra, en el cielo… y me encierro en mi mente porque sé que allí nadie puede llegar…

Pienso que es un shot de realidad que de vez en cuando tengo que tomar de un  solo trago y sentir que quema mi garganta y explota en mi estómago como recordatorio para que deje de soñar, para que abra realmente los ojos y mastique con un poco de asco el aquí y el ahora que a veces olvido respirar. Es un aullido desesperado de mi lobo encerrado que rasguña para escapar un rato a la soledad de un bosque imaginario dentro de esta jungla a la que hemos decidido llamar sociedad para luego volver rendido como un perro manso a sentarse bajo el sol y dejar que le acaricie el lomo la vida.

I.T

Un comentario sobre “Escapar

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: