La vida: una mierda

Alguien  me dijo, como anticipándome este momento, que disfrutara de todo lo bueno que me estaba pasando, porque generalmente la vida es una mierda.

Yo ingenuamente, por ser más utópica que realista, quise aferrarme a esa felicidad pasajera, con la ilusión de que iba a ser para siempre, engañándome inútilmente con espejitos de colores que yo ponía frente a mis ojos.

Quizás confié demasiado, me dí mucha rosca. O tal vez, como a veces me suele pasar, no ví las señales de advertencia que la vida me hacía y me estrellé contra una pared de ilusiones falsas.

Aquí estoy, hecha pedacitos, sintiéndome una fracasada una vez más, pero ahora más grande, más vieja, más tonta. Re formulando a mil por hora todas las opciones que había inventado y que dejé atrás por la razón más simple, y ahora más ilógica. Siento que perdí cosas tan solo hace un momento, hace un segundo atrás y que ya jamás volveré a recuperar. Hoy las cicatrices de este error se sienten más profundas e interminables. Siento este dolor como si tuviera la carne al rojo vivo, como si hubiera sido humillada por razones que ni siquiera el prójimo se ha dado cuenta. Me siento herida, ofendida, desalojada. Desalojada de todo amor, de acto solidario, de toda la poca generosidad que pude entregar, es como si me la hubieran arrebatado de las manos y me hubieran dejado desnuda en medio de la plaza del pueblo para que todos vieran la imbecilidad.

Hoy me pregunto porque tomé estas decisiones, porque fui ciega a mis pensamientos más latentes y porque decidí ignorar mi instinto, ese que, cada vez que lo he escuchado, nunca me ha fallado.Pero no puedo ser distinta, esos fragmentos son lo que soy, esa esperanza sobre la nada es lo que componen mi todo, lo que me hacen divina, esa ilusión de que algún día, alguien me va a regalar lo que realmente  necesito.

Supongo que esta es la vida, el más antiguo y estúpido consuelo, será que está compuesta de glorias y miserias, de desatinos y esperanzas, donde algunos tienen que sufrir en más o menor medida para que otros puedan gozar y exista un maldito equilibrio en el universo humano. Será cuestión de que una vez más, el tiempo se apiade de mi y venga a rescatarme, para sacarme este polvo de los ojos y me muestre de nuevo el sol. Que mierda la vida…

3 comentarios sobre “La vida: una mierda

Agrega el tuyo

  1. Todo se termina en el momento que te escuchas, por lo menos para mi fue así, cuando dejas de pensar que te adelantas…La vida es difícil, pero es bella, cuando pases este momento de mierda vas a ver que si. Tenés mucha gente que te quiere aferrate a ellas para salir de ese lugar q estás. Te quiero 💓

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: