Autorretrato

Soy una irresponsable. Soy irresponsable y utópica. Ya acepté eso.

Asumir ser irresponsable es como cualquier definición que uno siente que lo representa. Uno se planta allí y empieza a procesar muchas cosas, se enfrenta a personas que piensan de forma contraria, deja atrás otras que antes acompañaban, se reconoce nuevas y, de vez en cuando, se lucha contra lo impuesto.

Y me costó mucho tiempo darme cuenta que no estoy capacitada para asumir responsabilidades a largo plazo (me refiero al resto de mi vida). Tendría que sacar la cuenta bien, pero creo que me costó entenderlo aproximadamente cinco novios, un sinnúmero de amistades, seis trabajos, cuatro mudanzas y la mitad de mi corta vida.

Soy irresponsable porque la aceptación de responsabilidades me aburre, la rutina me deprime y siento que voy oxidándome intelectualmente. Soy irresponsable porque no puedo asumir los compromisos sociales que, generalmente, debemos cumplir. Lo he intentado, en serio. Un trabajo estable, un alquiler, un auto, una tarjeta, una carrera, un teléfono, un perro, una planta… he intentado sobrellevar toda esa suma de preocupaciones  y responsabilidades y siempre han terminado por desbordarme. Me superan. Y eso me ha llevado inevitablemente al fracaso.

Además de ser irresponsable, creo ser inestable. Que si uno se detiene a pensarlo bien, van invariablemente de la mano. Suena mejor si digo que mi estabilidad varía cada 6 u 8 meses, sin que yo lo pueda evitar. No estoy diciendo que mis proyectos son de corto tiempo. Es algo que queda exento a mi propia decisión. Llamémosle destino, Dios, astros, karma, Buda, azar, casualidad o Pepe Honguito. El cosmos, el universo, las energías funcionan en mí para que mi ciclo en una estancia o en un contexto tenga ese límite de tiempo. Entonces pasa algo. Bueno, algo pasa en mí.

Muchas personas me llaman “valiente”. Yo creo que confunden valentía con irresponsabilidad consciente. Me consideran valiente por efectuar mi retirada a tiempo. A mí me parece mucho más valiente lo que toda esa gente hace: trabajar, familia, casa, hijos, mascotas, jardines, autos, cuotas, impuestos. Asumir responsabilidades.

Yo renuncio. Cambio  de trabajo, se termina mi relación, me mudo, tiro cosas, se muere el cactus. Me voy. Porque para mí, la cobarde, es mucho más fácil escapar que aferrarme a cosas que tienen raíz en un solo lado

Ivana Taft.

3 comentarios sobre “Autorretrato

Agrega el tuyo

  1. Apareció la suscripción. No la encontraba. Se iba a mail importantes . y yo la buscaba en mail irresponsables. Je
    En fin. Como Cavallo (no el ministro) . Cavallo (que tiene una hache en algún lgar) el detective de montalban que quemaba sus libros. Y yo sentía la misma sensación extraña como el personaje que saca las hojas de cuajo.
    De nuevo me excedí.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑